martes, 30 de junio de 2009

Observaciones sobre la creación siguiendo las pautas del método.

Observaciones sobre la creación siguiendo las pautas del método.

A lo largo del proceso de análisis que hemos hecho del método y que no se han detallado con precisión; por ejemplo, cuando hablo a veces de la reproducción en serie, en la creación de más de un elemento, no quiero atribuir esto al proceso de creación y especulación comercial; aquí sirve para estudiar las diferentes relaciones entre variables y magnitudes que en la mayoría de los casos nuestra mente pasa de largo; ahí algo que me horroriza pensar más que la desaparición espontánea de la luz de las estrellas, por ejemplo, que es la comercialización del arte hasta el punto de especular y controlar la experiencia artística incluidos el proceso de creación y tal como hacen los museos, comercializar con el disfrute de la experiencia artística. Actualmente, el arte se ve sometido a una especulación salvaje dentro del capitalismo, lo cual es una forma muy negativa de entablar relaciones con algo que en un momento servia para sencillamente disfrutar de la experiencia, entender en especial las relaciones humanas y sentirse realizados transformando (que no desbastando) la naturaleza con su obra, ha sido sometido al simple hecho de crear para mantenerse a flote en una sociedad condenada al fracaso, continuamente justificándose en el arte y la cultura, hasta hacerlo algo tan insulso que da nauseas.

Por otra parte, aunque creo que no ha estado presente en todo el rato según creo yo, me gustaría rebajar aun más el tono autoritario del texto. Esto no es un manual de pintura, en los que en la gran mayoría, la forma verbal más usada es el imperativo (“pinte”, “dibuje”, “coloque”, etc); tanto en el “tratado” como en los “análisis”, salvo en el segundo, pero ya justificando ese tomo diciendo que esa “podría ser” una estructura léxica escogida para esta tarea, en los otros abundan las formas imperfectas y los condicionales. Me parece ridículo que este lenguaje se imponga de manera rotunda, pues, aunque sí habría una posibilidad, ligera eso sí, de la creación de un léxico universal para la investigación, sería someter la libertad creativa, que es el motor de todo artista, a un falso orden, por no mencionar las paradojas que se crearían entre el marco teórico y practico del pintor, escultor, escritor, etc.

Referente a este tema , también me gustaría decir que el arte no solo consiste en la investigaciones sobre el espacio, el tiempo la forma y el color. Ya desde Kandinsky, podemos ver como el arte tiene dos funciones básicas: la apelativa, usada con el fin de expresar los sentimientos y el estado anímico del artista que despierta el mundo exterior, y como hace su visión y razón a partir de ellos, y luego tenemos otra en la que esta sensibilidad se da la mano con el uso de la razón con el fin de estudiar ciertos eventos que ocurre en las dos o tres dimensiones para luego poder meditar, ya sea sobre la forma y el espacio (el minimalismo), el color y que relaciones guarda con el espacio y la forma (Kandinsky y Klee), la forma y el espacio en función del tiempo (Calder y Moholy-Nagy) o incluso las relaciones del hombre con la naturaleza (Hundertwasser) o bien con el sentido de la vida y la vida material e histórica (la pintura metafísica de Chirico) o bien nuestras relaciones con el conocimiento del arte y con la misma capacidad propia del ser humano; la razón (solo un nombre más, Marcel Duchamp). Así pues, aunque existan serías diferencias entre los artistas, esto no significan que deben ser despreciados simplemente por no hacer y no aceptar todo lo que hemos hecho y aceptado nosotros; tan valiosa es su labor como la nuestra y nos pueden aportar puntos de vista sobre la naturaleza y otras cosas que ni nosotros mismo nos percataría en ese y cualquier momento de nuestra existencia. Ahí algo más efectivo en el arte que todo el apoyo económico de los gobiernos y la publicidad, y esto es saber valorar con proporcionalidad el trabajo de otros, y reconocer el él la huella de su esfuerzo e inteligencia.

Por otra parte, me gustaría señalar que esto no son matemáticas aplicadas a la pintura, ni pintura para ilustrar la matemática; ambos son dos lenguajes independientes, casi igualmente de bellos y elegantes, cada uno con una lógica y medios distintos. No obstante, de las matemáticas podemos obtener herramientas de análisis y síntesis, además de la posibilidad de crear un método de creación que nos permita crear de manera regular y estudiar con nuestra obra problemas derivados de las herramientas convencionales. Por otra parte, tal como lo demostró Dalí, la pintura también puede servir para aumentar la belleza de la geometría y de los conceptos matemáticos. Así pues, no son dos polos opuestos que se anulan y se destruyen o bien, como he visto en más de una ocasión crean relaciones de subordinación; uno no puede vivir sin el otro. Sepa el lector que esas relaciones son falsas, ambas están al mismo nivel, ontológicamente hablando.

Para acabar, me gustaría señalar que somos algo más que pintores, matemáticos, etc. y esto es que somos personas, seres humanos dotados de conocimientos muy útiles para la supervivencia y luego con la facultad de uso de razón hemos conseguido crear todas las disciplinas artísticas y las científicas; así pues se puede usar estos conocimientos para mejorar nuestras relaciones con las personas de nuestro alrededor y así tratarlas como se lo merecen; otra cosa que el artista debería cambiar, tal como lo ha hecho con la técnica o la temática, es el sentimiento narcisista y elitista que reside en muchos círculos artísticos. Es cierto que un artista llega a conclusiones totalmente distintas de las que tienen la gran mayoría de la gente, y su labor llega a ser muy compleja, a veces incompresibles para generaciones enteras; no obstante es otro ser humano, con distintos atributos intelectuales, mas todos iguales.

No hay comentarios: