lunes, 14 de septiembre de 2009

Espacios lineales, columnas, círculos e ilusiones sobre el papel.



Se me ocurrió empezar estas series al encontrarme una pequeña libreta de hojas perforadas cuya función, en un principio, era la de apuntar números de teléfonos y demás pijadas por el estilo, mas decidí darle un uso un poco menos banal y, mucho menos aun, trascendental. Así pues, en formatos muy reducidos (la superficie de trabajo mide aproximadamente 8 x 5,6cm en todos los casos) y usando solo un lápiz HB y un bolígrafo Bic azul, me lancé, sin apenas pensar en realizar posteriores mejoras en los resultados obtenidos, a hacer ciertas investigaciones sobre las capacidades de la línea como único elemento de investigación, pues, tras los resultados del proyecto del “Homenaje a Gropius”, me pareció que la línea aun reservaba muchas sorpresas al arte experimental, y no me equivoqué.
Así pues, el trabajo se puede dividir en cuatro apartados menores o sub apartados que, aunque distintos en cuanto a características y fines de estudios, tienen en común que el material artístico usado, el elemento de investigación, es la línea, y ella sola, sin necesidad de cuerpos bi o tri dimensionales para llegar a una conclusión, un resultado o una especulación al menos.

Estos cuatros sub apartados son:

Intersecciones: estos fueron los primeros trabajos que elaboré. En ellos, se aprecia un interés por los movimientos de un cuerpo unidimensional en movimiento circular interrumpido en un punto de encuentro con otros movimientos, produciendo un espacio y un ritmo muy interesante, a la vez de complejo.











La representación isométrica contribuye a aportar más movimiento al ya presente, y proporcionar una mejor comprensión de la obra, en especial de los métodos de construcción empleados.














Círculos
: estos son los que más me gustan, en especial porque estuve observando pájaros en un parque de Pamplona mientras los hacía, pues me fascina, como a Balla y Depero, los movimientos a los que llegan a realizar sin más ayuda que sus alas, siendo una autentica proeza de la ingeniería natural y, en especial, de la evolución.



Me interesaba ahora, después de ver la capacidad de la línea en el grupo de dibujos anteriores para generar espacios, si estos podrían, con su efecto dinámico, crear formas con mucho ritmo y de aparente velocidad.















Columnas
: el espacio, estudiado en las “Estructuras Gropius” me pareció que aun tenía muchas variables, sobre todo en la vertical.






Así pues, me propuse a hacer, mientras acababa el último dibujo de “Círculos”, esta serie de tres dibujos, en las que exploro la capacidad organizadora y creadora del espacio de la línea.






























Espacios lineales
: una pequeña versión de una variante de las estructuras Gropius fue la que me inspiró para crear una serie de dibujos, hechos solamente con trazos, y utilizando calderenos muy sencillos en fusión tridimensional.





















































La verdad, es que este trabajo nació por un nuevo interés por la obra de Da Vinci (como siempre su dibujos, únicamente sus dibujos; es lo que me gusta de Leonardo.) los paisajes abocetados de Hokusai, el gran maestro japonés, la obra de Giacometti, que aun sabiendo que el estatismo estaría siempre presente, sabía que el movimiento siempre estaría latiendo en la pintura y la escultura, y que era posible estudiarlo a partir del estatismo de esta, así como por una sensación del movimiento menos restringida, en la cual la idea de fluidez (tal vez de influencia zen) estuviese siempre presente, pues, hasta el momento, el estatismo a reinado mis composiciones, estorbándolas de alcanzar un nivel mínimo de dinamismo que permitiese una mejor comprensión de ellas, y quería cambiar esto mediante la únicamente que sé: con las matemáticas y un largo proceso de elaboración, pues estos dibujos son el resultado de más de 10 días de meditación antes de ponerse a hacer nada, pues me propuse “ver” (otra vez Giacometti, lo sé) antes de hacer, y hasta que no realicé los estudios necesarios para componer los calderenos, no hice absolutamente nada. El resultado fue esta pequeña muestra en miniatura, hasta el punto de tener que se me perdieran en mi maleta, de una gran serie de dibujos que podría realizarse solamente con este material apenas trabajado, en cuanto a presentación y técnica, y considerado como bocetos preparatorios o estudios de dimensiones reducida, mas este trabajo me permitió soltar la mano para resolver proyectos de mayor envergadura y preparar mi mente para otras cosas; es decir, me permitió “ver”, y como esta es la función del arte experimental, consideré como “acabados” todos estos trabajos.

No hay comentarios: