jueves, 1 de octubre de 2009

Grandes intersecciones II y III y el gran “Trazo azul”.

Después del diario en miniatura hecho a bases de bocetos “Intersecciones, columnas, círculos, espacios lineales y otras ilusiones”, creo que le llamé así, mas no estoy nada seguro, en donde dibujé estas estructuras, las mejores, para mí, de esta serie. Así pues, utilizando un rotulador azul, otro negro y un lápiz de grafito HB y otro H, quería experimentar con estos resultados para conseguir efectos nuevos, en especial las relaciones con otros elementos organizadores del espacio, tales como planos, y ver el efecto que daban en un formato, proporcionalmente más grande al del dibujo original. Además, después de los resultados de las estructuras Gropius, las grandes composiciones de Pamplona y de los bocetos de “Intersecciones, columnas…”, me sentía lo suficientemente interesado para seguir investigando sobre las posibilidades experimentales que me otorgaba la línea, como primer y último experimento sobre los medios bidimensionales. Ahora me toca investigar con nuevos elementos y materiales, para tratar con más exactitud las ideas de espacio, tiempo y forma.
Así pues, estas composiciones fueron hechas para pensar sobre el Espacio y la Forma, y como la línea tiene esa capacidad conmutativa; es decir, que los mismos elementos son capaces de expresar conceptos distintos, mas manteniendo sus características originales; con planos y poliedros no podemos hacer esto, ya que al aumentar la dimensión en la que se trabaja, aunque sea más fácil entenderlo de manera analítica, se vuelve más complejo de analizar, llegando al punto de a veces volverse incompresibles o imposibles, creando confusiones y quebraderos de cabezas, negando dar información al espectador, únicamente acertijos imposibles. El tema del ritmo con composiciones lineales es también muy interesante de ver, pues permite ser mucho más flexible y variado que con otros elementos plásticos, pues hace más transparentes efectos tales como la deformación a causa de las perspectivas, que siempre afectan al conjunto de la pieza, y en especial, a su visualización, la cual hace armónica o no una construcción, la superposición de sus otros elementos y la estructura primordial de la obra.



Lápiz sobre papel. Medidas: 29x10 cm. Ejemplo de una intersección en conjunción con más de un elemento y de diversa dimensión. Así pues, se combinan, dentro de una base ortogonal isométrica, varios elementos, tales como un cuadrilátero lineal, vacio por dentro, y un “muro” cuya función es cumplida por un plano bidimensional, además de tres semicircunferencias isométricas (todavía no sé por qué no las llamo simplemente “elipses”) que convergen en una de las aristas de este espacio. Me gusta de este dibujo la capacidad experimental de la línea y el efecto de un elemento bidimensional con una línea en oposición, o en un plano paralelo a ella. Es siempre muy interesante.



Rotuladores azul, negro y lápiz sobre papel. Medidas: 18x7 cm. La intersección III situada sobre un espacio, en este caso, igual que el anterior, es una base ortogonal, lejana de las “habitaciones” que me cansé de dibujar anteriormente, que causaban los espacios Gauss-Oteiza. Ahora la línea, tiene esa capacidad de generar espacios de experimentación. Además dejando que el vacio interactúe de manera total. El elemento principal de la composición se trata de dos semicircunferencias isométricas colocadas de manera que más de dos puntos sean coincidentes mediante uuna inclinación del eje de construcción de la elipse, lo cual, aunque no sea del todo correcto en la manera en la que está dibujada, un aumento del perímetro de la curva del aproximadamente 12% (en realidad es de un 11,93568%, mas esta cifra se hace muy difícil para los cálculos exactos del dibujo, siempre aproximados.) hace que adquiera esa sensación de espacio y movimiento que buscaba.

Paralelo a estos dibujos, trabajé en otro aun más complejo, también empleando un caldereno complejo, que, utilizando como módulo y repitiéndose en forma de “intersección”, como el “Homenaje a Escher nº1”, mas ahora más simple en giros, no existen más que uno, que es siempre el mismo giro de 180º de la diagonal principal sobre la que se estructuran los elementos restantes de la composición, y es la que indica el sentido de los giros y del avance de la composición de la estructura.



Rotulador sobre papel. Medidas: 21x21 cm. “El trazo azul”, la composición de la que hablamos. Se ve como ya el espacio encuentra una dimensión más hacía lo horizontal, rompiendo con el estatismo de museo de obras anteriores. Lo importante de este trabajo era ver como la forma era capaz de definir un espacio, ajena a su función “bella” u “original”.

El trabajo, debido al color empleado por el color azul ftalo elegido para crear el dibujo definitivo, en un principio de color negro, mas me pareció más interesante para el efecto de perspectiva ir en degradé, seguir con el efecto de profundidad.

2 comentarios:

Elizabeth Sandoval dijo...

Buenas noches Alejandro!
Debo confesarte de nuevo que me encanta como escribes y como te expresas. Provocas que la lectura sea muy amena...hables de un tema o de otro.

Felicidades!!! y muchas gracias por lo de simpatiquísima y por hacer mención de mi nombre.

Un abrazo

Elizabeth Sandoval

Alejandro Maiza Catalán dijo...

Gracias a tí Elizabeth. Me parece casi obligatorio citar los blogs de toda la gente que hemos conocido con el paso del tiempo, ya que soys originales, detallistas, trabajadores, honestos y, como tú, simpáticos. Gracias por leer y me alegro que entinedas lo que digo de una manera sencilla, pues la sencillez en la comprensión y en la elaboración de mis mensajes es algo que siempre he buscado y nadie, hasta el momento, me ha reconocido. Solo los que os pasaís por aquí. Gracias por todo.