lunes, 23 de noviembre de 2009

Humpty Dunty y determinantes. El gran genio de Lewis Carroll

Fotógrafo, pastor anglicano, dibujante, matemático, principal reformista de la lógica aristotélica, propulsor de la lógica del lenguaje y un escritor como muy pocos existen en la historia de la literatura inglesa. Así podríamos hacernos una idea de la flexibilidad que tuvo la capacidad de Lewis Carroll, escritor de, entre sus obras más conocidas, “Alicia en el país de las maravillas” y “Alicia detrás del espejo”, siendo el primero un auténtico clásico de la literatura universal.

Tras hablar de varios autores importantes, no nos podíamos olvidar de este gran monstruo, cuyo nombre en realidad era Charles Lutwidge Dodgson, pero que fue sustituido por el que hemos hecho mención antes al empezar a publicar. Y no nos podíamos olvidar de él ya que toda su obra, daba igual en que campo, siempre replanteaba lo que se había hecho hasta el momento. Y si eso no es arte, no sé qué más puede ser, ya que, como buen kantiano que soy, no se me podía pasar por alto aquellos que, como decía Baudelaire sobre su método de escribir poesía, sacado de palabras de Edgar Allan Poe, “es tan aberrante para muchos, y tan agradable y placentero para pocos.” En unos muy escasos 66 años de vida (ya lo he dicho siempre y no me canso de decirlo; a uno lo tiene que llamar viejo a partir de que cumpla 200 años. Todo lo que ha vivido antes, es de adolescente.) Dejó su huella en varios métodos de resolución de matrices de mayor orden que tres mediante adjuntos y en varios campos del algebra lineal, promovió de una manera alucinante el desarrollo de la fotografía, llegando él ha realizar muchos retratos, en especial de niños, pero que no son vistos con muy buenos ojos por la sociedad actual, por lo cual me entenderéis que no ponga imágenes de ellos. Lo hago por el respeto a todos aquellos que esas imágenes le violenten y no tener problemas que censuren este pequeño lugar. No obstante, me gustaría decir que, como dijo el mismo Carroll, en esos retratos no se mira a los niños con ojos lujuriosos, sino como seres, muy pequeños e inconscientes en un mundo que resulta a veces muy confuso y dañino.




Retrato fotográfico de Lewiss Carroll con una lente. La fotografía suponía para él un campo artístico tan curioso como la literatura o las matemáticas.

Aunque estas imágenes replantearon el hecho de tomar las fotografías, ya que se daba preferencia a la naturaleza y el retratado tenía como objeto siempre expresar algo más de lo que su imagen daba, hay gente, considerada equívocamente experta, que ven en ellas un oscuro rasgo de Lewis, que fue la pederastia, mas yo creo, en siempre mísera opinión, que están muy lejos de tener un haz, por muy pequeño que sea, de lascivia, y se ofrece una visión muy dulce de algo que hoy se escapa en nuestras manos, que es el respeto, el enardecimiento y la alegría que se ve solo en los niños, y no solo como embarazos no deseados, bocas para alimentar y lugar donde poner frustraciones, deseos no realizados y cánones morales que son imbéciles. Para que la imagen de Carroll no queden olvidadas en el rechazo y la aspereza me gustaría recordar una anécdota de la boca de Roger Water, guitarrista y uno de los fundadores de la banda Pink Floyd, y es que él uso como influencia para hacer el perfil de niños que no les dejaban en paz, ni en la escuela, a los que aparecían en las imágenes de Carroll, y pensaba que esas imágenes representaban la infancia como muy pocos lo han hecho, “ni siquiera Dickens” sentenció.

Mas centrándonos en asuntos más trascendentales, el trabajo del Lewis escritor también es más que digno de recordar. Aunque siempre se ha sostenido que las obras de Carroll no son más que historias para que los niños pasen las horas aburridas de verano, escuchándolas debajo de los sauces, tal como Carroll recitaba a los niños que lo acompañaban en sus excursiones, guardan una rebelde y muy gamberra visión del mundo y de las herramientas del



Dibujo de John Tenniel. Aunque la primera edición fue ilustrada por la misma mano de Carroll, Tenniel hizo los dibujos de “Alicia en el país de las maravillas” y “Alicia detrás del espejo” colaborando directamente con el escritor.

intelecto, además de un cuestionamiento sobre los principios lógicos que sostienen todo el planteamiento y estructura de nuestra vida, tanto intelectual como social. No se pueden olvidar escenas como la variación de tamaño de Alicia al ingerir un determinado alimento, o como la Reina de los naipes y la joven jugaban al cricket con flamencos y puerco espines, en vez de palos y pelotas, con lo cual se plantea que toda proyección que hace la mente no son más que tabulaciones que quedan siempre en ridículo cuando se plantea con otros elementos, rompiendo la invulnerabilidad de los principios logísticos aristotélicos. Y qué decir de cómo se ríe de la retórica, en las conversaciones de conejo y sombrero mientras tomaban el té (todo un puntapié a las tradiciones anglosajonas, siempre llenas de pomposidad.) en donde sombrero perdía toda cordura argumentando sobre lo que él consideraba como lógico. Cuantos momentos inteligentes. Lástima que la mala comercialización de las obras de este y la constante visión infantil y problemática, siempre incorrecta y exagerada del todo, sobre la obra y persona de Carroll, la aparten de las manos de adultos y jóvenes, cayendo estas, tal como le pasó al trabajo de otro escritor fantástico, James Barry, y su obra teatral “Peter Pan”, que en vez de tomarse en serio se consideraron durante mucho tiempo (y aun hoy sigue siendo como “demasiado ocioso”) como libros para niños a veces “deficientes” de seriedad y argumento lógico, sometidos a dichosos cánones estéticos. Lástima que se enfoque así.




Dibujo de Lewiss para la primera versión de “Alicia en el país de las maravillas” en el capítulo del torneo de cricket con flamencos y puercoespines, que llevo por nombre “Alicia bajo el subsuelo”. Si queréis ver más dibujos y fotografías de Lewiss, lo podéis hacerlo en la página web: www.guiascostarica.com/alicia

2 comentarios:

ABEL dijo...

¡Excelente!Lewis Carroll es un ser trascendente que debe ser leído mil veces. Curiosamente,yo tengo un artículo sobre él, con las fotos que mencionas,que me parecen hermosas y apacibles. Si otra mente ve situaciones diferentes, es una decisión personal. Tu artículo es muy acabado y justo.Yo menciono algo sobre los efectos alucinógenos transferidos por Lewis Carroll a su obra, ya que usaba láudano para su artritis y el láudano produce estados alterados de conciencia, particularmente el gran aumento y disminución del tamaño de los objetos. Lewis Carroll descubrió la fotografía en 1856 y tiene más de 3000 fotos. Es el fotógrafo Victoriano más importante
Un abrazo.
Abel.

Por si te interesa ver m artículo:
http://jazzconsaxofon.blogspot.com/2009/06/lewis-carroll-y-el-jazz.html

jose maria sasieta dijo...

Interesantes tus árticulos todos. Las fotos de Carroll las descubrí cuando yo tenía 18 años en una enciclopedia de fotos antiguas, y me impresionaron.Me preguntas si sería interesante que escribieras sobre Babbage. Te contesto que para cualquier tema que trates siempre habrá quien lo disfrute. Pero no descuides tus estudios. Saludos y ánimo