jueves, 26 de noviembre de 2009

La faceta minimalista de Mark Knopfler. Cal



Fotografía de Mark Knopfler y sus guitarras.

Grande, muy grande, es este músico, siempre con ganas de experimentar con lo que la gente cree que no sirve para nada en especial, o simplemente pasa de ellos porque son muy dificiles de usar. Pero hay un trabajo de sus muchos discos de estudio que alcanza un nivel de complejidad y belleza como muy pocos consiguen al menos desear. Se trata del disco “Cal”, que recoge las piezas grabadas por Knopfler para la película del mismo nombre del director irlandes Pat O´Connor, basada en la novela de Bernard MacLaverty y que narra las aventutras de y desdichas del joven Cal, interpretado por John Lynch, miembro del IRA, que desarrolla una relación amorosa con Marcella, con una agil Hellen Mirren en su piel, una mujer extremadamente católica y viuda de un agente protestante del orden muerto a manos de la banda.



Portada del vinilo y del actual Cd de “Cal”, grabado en el año 1984.


Aparte del interesante planteamiento de la película y la denuncia de la violencia y desorden acaecidos en ese país por culpa de la intolerancia religiosa y la alienación de sus habitantes, incomprendidos por el estado centralista inglés y que lleva a muchos jóvenes a entrara en el círculo del IRA, la banda sonora de la película muestra una característica muy peculiar en la tradición del cine en dar preferancía a las grandes orquestas y los sonidos titánicos, o bien en emplear música que se escucha con mucha frecuencía, como hacen las comedias adolescentes y amorosas; con un grupo muy reducidos de músicos (creo que una gaita, un violin, alguna flauta y una bateria en contadas ocasiones), llegando el mismo Mark a ejecutar las melodias para la guitarra como solo él puede hacerlo, con una suavidad y un estilo muy depurado y fresco, mas sin caer en la pomposidad y lo recargado, llegó a elaborar unas piezas muy bellas e inteligentes, que no abandonan el espiritu alegre y muy melódico que es el que posee la música irlandesa. También es muy interersante ver como se plantea el disco: partiendo de un mismo tema, comenzado siempre por el violín, se va aumentado o acortando progresivamente, de una manera organizada y serial, como si fuese una sucesión de términos matemáticos. Se hizo una cosa muy parecida con la banda sonora de “El último mohicano” mas no tiene el mismo y genial efecto que “Cal”, además de no usar melodias tan complejamente sencillas (si seguimos a Morris) que utiliza el genial músico . El resultado de ellos es como una pieza para cámara de Mozart, muy intima, hogareña, pero con un componente intelectual que la hace única y que muestra como determinará el trabajo de Mark para el futuro, siendo uno de los rockeros con untrabajo muy interesante e inteligente, que nos dejaría joyas como “Sailing to Philadelphia”, uno de los discos más interesantes del rock que existen, ya que ofrece una música muy meditada y elaborada, proxima al minimalismo más formal..




Lista de los temas del disco “Cal” y la fotografía de un joven Knoplfer, año 1984.

No hay comentarios: