miércoles, 18 de noviembre de 2009

Música para pensar. Brian Eno



Fotografía de Brian Eno en su estudio. Vemos como emplea siempre más de un instrumento electrónico preparado especialmente para ello.

“Maestros para muchos artistas que quieren hacer de la música algo nuevo”, así lo clasifico Peter Gabriel, cuyo estilo proviene de un marcado Eno. Y es que fue un hombre cuya creatividad genial y muy fértil, cuyo trabajo aun continua fascinando a muchos. Ya sean seguidores del rock, de la música puramente electrónica o bien de la música ambiental; siempre encuentra una pieza de él que se corresponde con su estilo.
Tras haber estudiado bellas artes en parís, Eno comienza una carrera bastante diversa y llena de singularidades. Empezando a hacer experimentos con un sencillo teclado y un magnetófono, fue tratando de una manera la música rock e instrumental (jazz, clásica, minimalista, concreta y rock sinfónico) de una manera distinta. Sería en 1978, cuando le pidieron hablar de su disco “Music for films” cuando formuló los principios de la música “ambient” o música ambiente. A Eno se le ocurrió este término mientras en una de sus comprobaciones de grabaciones, escuchó lo que registraron en un día a volumen bajo y con un solo altavoz, dejando que el sonido exterior se infiltrase con la música. Según las propias palabras de Eno “era una nueva forma de oír la música integrada en el ambiente al igual que lo integran el color de la luz y el sonido de la lluvia”. Así pues, comenzó a depurar su estilo hasta llegar a una música cerebral pero muy llevadera, siempre agradable de oír.



























Carátula de “Music for Film I” y de “Ambients”, dos trabajos donde se aprecia la consolidación de Eno en el campo de la música ambiental e instrumental.

También se aprecia cierto interés a la ciencia, cuya transmutación vendría dada con un disco “Before and after science” bastante interesante, y donde se aprecia una faceta poco conocida de Eno, que es la de dibujante, rama en la que tiende entre la abstracción y el dibujo zen, y en su trabajo “Discreet Music”, con lo cual hace un pequeño guiño a la matemática discreta, que se denomina al rama más visual de esta y contiene temas como los grafos, las sucesiones muy sencillas que dependen básicamente de factoriales y otro montón de cosas más que son muy interesantes más alargarían esto de una manera radical. También, en su música se aprecia un interés por la experimentación con instrumentos nuevos y sintetizadores más potentes y grabadoras de sonido con una capacidad apreciable, y un tratamiento del sonido que le acerca al minimalismo más radical de Glass y Steve Reich. También hay que mencionar su colaboración en el campo de la música experimental con gente tan interesante como el genial Robert Fripp, que interpretó su “An Index of metals”, David Bowie, el cual ejecutó con un prestigio más que notable “Warszawa” y “Moss garden”, el batería Phil Collins, John Cale y su brillante “The River” e incluso el pianista y familiar Roger Eno, llegando a integrar de una manera absolutamente genial el trabajo de todo músico que toca con él e imprimiendo su carácter en las composiciones sin alterar la finalidad del objetivo propuesto. Gracias a ellos y su poderosa capacidad de componer, nos ha dejado discos de la talla “Another day on Earth”, “Another green world”, “Discreet Music”, “Apollo” y “Wrong way up” aparte de muchísimos álbumes de reinterpretaciones y clásicos remasterizados donde muestra que aun tiene ganas de cuestionar todo lo que consideramos como música definitiva.



Fotografía donde se ve en el trabajo de estudio a unos jóvenes Brian Eno (a la mesa), David Bowie (centro) y Robert Fripp (al fondo). Los tres consiguieron que la música ambiental fuese una opción en el complicando mundo del pop comercial.

Mas no solo es recordado por su calidad como músico. Como productor ofreció a músicos emergentes en un océano complejo, donde se le llega a dar la espalda a la calidad y es vendida por unas míseras monedas. Peter Gabriel se apoyó en él para realizar algunos proyectos, por ejemplo. También, más próximo en el tiempo vemos como Eno tendió una mano al grupo de pop rock Coldplay, muy interesante en su trabajo “Viva la Vida”, y dejando el grupo un recuerdo de su trabajo con él en el uso de sonidos del natural y de sintetizador mezclados con la música.



Los integrantes de la banda ColdPlay: Chris Martin, Will Champion, Guy Berryman y John Buckland. Han sido la última apuesta (y muy acertada) de Eno.

Así pues también fue un defensor muy activa de la aceptación de los hábitos de meditación budista o el Fen Suit en sociedades que por aquel entonces no miraba bien ambas posturas. Pero si hay que darle las gracias por algo es por su trabajo original, muy variado e interesante y por crear una música que “ha de cuestionarse sus fundamentos siempre, mas ha de ser accesible a todo el mundo, dando igual la situación social, geográfica, o mental donde este y, a la vez que la disfruta, le permita reflexionar” palabras del propio compositor. ¿Y no es esto lo que se ha buscado desde el minimalismo? Gracias por existir señor Eno.




Brian Eno en uno de sus últimos concierto.

Mas la música de Eno es como cocinar, para disfrutarlo hay que hacerlo. Os acerco esto a ver qué os parece esto:

http://www.youtube.com/watch?v=swQAwnusJVQ&feature=PlayList&p=0B804892B79E039C&playnext=1&playnext_from=PL&index=11
http://www.youtube.com/watch?v=sLEgjBVtdhE
http://www.youtube.com/watch?v=nbnYYwNs6Zg
http://www.youtube.com/watch?v=d4geUoG1gsU&feature=PlayList&p=4E2579D312D05B9D&playnext=1&playnext_from=PL&index=43

Y podeís ver una entrevista fantastica en:
http://www.youtube.com/watch?v=Rm36ZxJboUI

Además de ver su página oficial en:
http://music.hyperreal.org/artists/brian_eno

2 comentarios:

Alfredo dijo...

Uno de esos talentos en estado puro. Música para deleitarse y para intentar profundizar en su riqueza y complejidad. Excelente.

Un abrazo!!

ABEL dijo...

Felicidades Alejandro. Esta es la tercera vez que leo tu artículo sobre Brian Eno. De él, su música AMBIENTES me parece lo más fresco,original y moderno. Me gusta mucho su obra pictórica "77 MILLONES DE PINTURAS"

77 Million Paintings es una obra de arte generativo que recupera la pantalla de televisión y el monitor como marco de una pintura en estado constante de evolución. La imagen se reproduce de manera automática a partir de trescientos cuadros, pinturas, grabados en diapositivas y piezas de audio que el artista ha creado a lo largo de veinte años de trabajo interdisciplinar.

Un software especialmente diseñado para la pieza se ocupa de procesar el contenido visual y sonoro de manera arbitraria, generando secuencias de duración impredecible. Eno mantiene que la cantidad de combinaciones posibles es infinita y que la textura y las sensaciones que despierta son su manera de entender la información. El resultado es una obra de abstracción variable que ofrece a cada persona una experiencia única.
Un abrazo:
Abel