miércoles, 16 de diciembre de 2009

Duro con la especulación del arte contemporáneo. Ben Lewis



Fotografía de Ben Lewis.

Aunque se diga que todos los documentales son aburridos, Ben Lewis siempre resulta muy ameno. Director, escritor y, como el mismo dice, ocasionalmente presentador, este crítico de arte realizó hará ya un tiempo un documental fantástico, cuyo título es “The great art contemporany bubble” en el que critica como el arte contemporáneo se estaba convirtiendo en pura moneda de cambio en manos de unos pocos millonarios, que, paradójicamente, apenas sabían nada de arte. En este trabajo Lewis muestra como las obras de arte estaban vistas y destinadas ahora a obtener cotizaciones bursátiles seguras y el espíritu de lucha, de innovación o estudio ya eran “opcionales para aquellos que no querían ser buenos artistas” como expuso un supuesto experto en arte que trabajaba para la casa de subastas Christie.
También nos muestra como algunos artistas y críticos de arte estaban dejando resbalar el poco interés y justicia que quedaba en el mundo del arte, dejando a gente como Andy Warhol o Richard Prince como meros fabricantes de un producto semejante a las latas de conserva, como las que pinto Andy, si se me permite la ironía.



Anuncio de la BBC del documental de Lewis.

Siguiendo un estilo crítico y muy agudo propio de documentales anteriores como “Art safari”, que se convirtió en un ensayo de éxito, Ben Lewis muestra como el resultado de las mejores mentes dentro del arte y los lugares de peregrinación intelectual (museos, galerías, salas de exposiciones, etc.) no son más que prejuicios puestos por una sociedad que tienen como fin supremo el ganar más dinero, cosa que entra en contradicción con la idea de arte moderno (pensemos en Van Gogh, Juan Gris o Nauman). Es un buen comienzo para saber cómo el mundo artístico combinado con el de la ciencia o la filosofía produce cosas geniales, pero que cuando se sumerge en el campo del dinero, se convierte en algo tan monstruoso, desproporcionado y caro, destinado solo hacer ganar dinero y que cada vez se va convirtiendo en un escaparate de productos de lujo. Si se quiere ser un buen artista, es obligatorio verlo.

Aquí tenéis un adelanto del documental. Espero que os guste y os entre la curiosidad.

http://www.youtube.com/watch?v=gth8_3msnIk

2 comentarios:

Museo Pobre del Pintor dijo...

Un valiente. Parece ser que el cagarse o mearse en un lienzo puede y dependiendo del promotor especulativo de turno convertirse en algo sublime por la naturaleza de la metafísica de dicho acto.
Ante la especulación del dinero todo vale y siempre hay un buen número de seguidores apoyando semejante atrevimiento.

Rubén dijo...

No, el documental y lo que critica no tiene nada que ver con si "cagarse o mearse en un lienzo" es arte, que puede serlo (mejor o peor) o no. La burbuja que, con toda la razón, está en cuestión aquí afecta tanto a "cagadas" conceptuales como a cuadros al óleo figurativos (muchas veces los objetos de mayor "magreo"). Lo que se discute no es el formato (todos válidos), sino la mercantilización de todos ellos.