lunes, 11 de enero de 2010

El wittgensteniano de nuestro tiempo. Joseph Kosuth.

El otro día me sorprendió saber que uno de mis artistas conceptuales favoritos, junto a Bruce Nauman y Matta Gordon Clark, Joseph Kosuth seguía vivo y, aunque sin la actividad frenética y desmedida de antaño, permanecía en activo haciendo obras menores y escribiendo artículos para revistas artísticas y filosóficas. Esto me alegró, ya que es un artista de los que la humanidad necesitaría décadas de estudio, además de ser, como Nauman, un adicto a este bello y sutil universo que es la ciencia matemática y también la física.




Fotografía relativamente reciente de Joseph Kosuth.

Dentro de la obra de Kosuth podemos ver varios propósitos; investigar las relaciones léxicas del lenguaje científico y el cotidiano, el problema de los ordinarios, las relaciones formuladas antaño por Saussure del lenguaje como un compuesto de significados y significantes… pero uno siempre está presente, en especial desde que Kosuth estuvo en contacto con el grupo de Art & Language, nacido en Inglaterra, que es explorar la naturaleza del arte y contribuir, a través de extensos análisis, a resolver el problema de su identidad. Estos artistas, tanto Kosuth como A&L, para abreviar, partieron de un autor en común, que se propuso hacer lo mismo con el lenguaje y los fundamentos de la lógica; Ludwing Wittgenstein, el gran representante de la filosofía del lenguaje, representante del movimiento de segunda generación del Círculo de Viena, continuando el trabajo de gente como Rudolf Carnap, además de que trabajó tanto la filosofía como las matemáticas, la ingeniería aeronáutica (patento un modelo de hélice frontal que proporcionaba un despegue rápido), así como un diseño del gotero de las sondas de hospital modernas. También estuvo estudiando música, y mientras fue profesor en Cambridge, se aficionó al género “western”, queriendo hacer una película que nunca llegó a escribir ni dirigir.



Fotografía de Ludwing Wittgenstein como profesor de Cambridge.

Así pues, y también con una sospechosa influencia salida de la boca de Nauman de los analistas rusos de principios del siglo XX y finales del XIX, Kosuth elaboró en su primer grupo de obras, englobadas con la etiqueta “First investigation” una serie de obras en las que juega con la relación significado-significante, como muestran sus piezas en las que con un objeto real aparece junto a una impresión a gran escala de una definición del diccionario y una fotografía de otro similar. Así pues, tenemos reglas, sillas, y otros objetos con varios significados que están comprimidos en un objeto y su representación fotográfica. Así pues, vemos como el objeto representado y el objeto que lo representa a veces muestra sus discrepancias, no siendo siempre el mismo, y generando las famosas parábolas e incongruencias del lenguaje. Dentro de este grupo hay otras obras, más interesantes en su versión estructural y menos densas de entender que estas, además de que tienen un componente cómico muy pronunciado. Con neón de colores, Kosuth construye frases tal que se corresponda con el significado. Por ejemplo, tenemos una frase de cuatro colores, que reza “A four color sentence”, creando una similitud entre el significado de la frase, como se construye la frase y sus elementos. En matemáticas, aplicando la teoría de conjuntos, podíamos decir que hay una relación de equivalencia entre los elementos del conjunto “colores de la frase”, “significado de la frase” y “construcción de la frase”.

Sus posteriores trabajos ya son más complejos, y se sumergen en una búsqueda puramente conceptual, investigando conceptos como “infinito”, “arte”, “vida” y son de una complejidad muy elevada. Como filósofo Kosuth consiguió un estilo muy depurado en su prosa, y llegó a ser, junto a Robert Barry y Lawrence Weimer, uno de los teóricos del arte conceptual, además del miembro más joven de ellos. Su obra filosófica más importante se llama “Art after philosophy”, en donde propone una visión del arte que rompe con las demás; pasar de la filosofía y la ciencia al arte, observando todos los procesos artísticos como un conjunto de operaciones físicas, matemáticas y semánticas.





Imágenes de algunos trabajos con neón de Kosuth. Estos son una muestra de su brillante mente y su depurado y bello estilo. Nauman intentaría hacer trabajos muy parecidos a los de Kosuth, un par de años más joven que él, pero se rendiría, admitiendo que “la mente de Joseph [Kosuth] era mucho más aguda en ellos” que la suya, palabras propias de Bruce.

4 comentarios:

Laia dijo...

Me llamo Laia y soy una fan de todo aquello relacionado con las matemáticas y el arte.¡Qué alegría saber que aún existen blogs como éste!Felicidades por este espacio tan "matem-art-ico"! :P
Prometo seguir viniendo a menudo a visitar este interesante blog y, de paso, te invito a pasear por mi laberinto de los espejos rotos:

http://laberintodeespejosrotos.blogspot.com

Saludos

Laia

Elizabeth Sandoval dijo...

Hoy decidido pasear por tu blog...cuanto tiempo Alejandro!

Deseo que todo vaya muy bien...

Recibe mi abrazo desde el Mediterráneo.

Elizabeth

francisco dijo...

Muy bueno su blog... es uno de los pocos espacio0s en los que he visto la relación entre el trabajo de Kosuth y, en mayor medida sobre el trabajo del primer Wittgenstein ( el del tratctatus logico philosophicus).Kosuth se basa en la noción wittgensteiniana de "tautología" para aplicarle a arte ... de ahí que Kosuth diga que el arte es ua definición de sí mismo...cabe aclarara también con respecto a Wittgenstein... que en su segundo período filosofoco ( de cuya obra principal es las investigaciones filosoficas) se hallaba muy distante de una concpeción del lenguaje como calculo y también de un lenguaje científico acabado.Por el cntario, dirá que son m´lultiples juegos de lenguaje que interviene en todos estos procesos.

Sin embargo, no estoy muy de acuerdo con que Wittgenstein estuviera nuy arraigado con ninguna de las etapas del circulo de viena.Es ciero que algunos como Cranap, Schlick, Quine entre otror adoptaron muchas de las ideas del tracatarus.Eso se conoció como el positivismo lógico.Pero, de hecho, Wittgenstein afirmó que ese no era el objetivo del tracataus.De hecho, su amigo el filosofo y matemático Russell le hizo una introducción al tracatus y Wittgensteion afromó queRussell no había entendeido el sentido del libro. que es un sentido ético.. de todas estas ideas se agarrará en alguna medida Kosuth

Alejandro Maiza Catalán dijo...

Hola Francisco, siento en responder; tengo un familiar en estado crítico y no pude ver mucho este sitio; la verdad es que ya no lo hago; si quieres seguir dandome opiniones, escríebeme en:

amaizacatalan@gmail.com

tienes razón en todo lo que dices, piensa que era un pelín muy bastante astronómicament hablando patán, fue al leer el libro entre medias de sus periodos el "cuaderno marrón" y luego "el cuaderno azul" cuando me acerqu´ñe al segundo wittegenstein, donde expone que un lenguaje no puede ser "completo", que son creaciones sucesivas de juegos de palabras que cuentan siempre con algo de ambigüedad y se aprende u´sandolo; y como dices, el "Tractatus2 aparte de ser una relfexión sobre el lenguaje, es una asimilación de una vista ética crítica con determinados aspectos de la concepción de la realidad.

gracias por tus palabras.