viernes, 19 de febrero de 2010

La maravillosa sensación de no tener peso. “Apollo” de Brian Eno


 

Por Alejandro Maiza







Fotografía de Brian Eno durante la grabación de Apollo.



Muchos trabajos de Brian Eno merecen la pena de ser escuchados. "Discret music", "Another green World", etc. pero este es más que llamativo, ya que es toda una innovación en la música popular y culta. Compuesto por Brian Eno a finales de los años ochenta, el disco tenía como fin recrear las sensaciones que Brian vivió junto a su hermano el verano del año 1969. Ambos muy jóvenes, vivieron con suma expectación el lanzamiento del Apollo XIII, así como el descubrimiento de la música country en un programa casi clandestino de música, a la cual Brian añadiría que es la música que, al escucharla "uno se siente ligero, como si el efecto de la gravedad desapareciese con ella". En compañía con su hermano Roger, excelente pianista y pionero e n la creación de la música ambiental usando sistemas científicos, ambos hermanos se plantearon los temas iníciales del disco y empezaron a experimentar con teclados y sintetizadores nuevos, ya que las pistas requerían de un uso especial del sonido del piano. Tenía que ser limpio y claro, y su uso debía de ser muy "rígido" en cuanto a la duración.





El pianista y compositor Roger Eno, hermano de Brian Eno; él también fue un pionero en la música ambiental, así como de otros estilos.

Pero había ya un ligero inconveniente, y era saber quién iba a tocar la guitarra horizontal o "slide". Brian estaba dispuesto, pero en ese momento recurrieron a un grande de la música de guitarra; el guitarrista y compositor canadiense Daniel Lanois. Su estilo limpio y depurado le ha permitido colaborar en proyectos con gente como U2, Peter Gabriel o Bob Dylan. Ambos hermanos quedaron impresionados por la limpieza de Lanois, así como su virtuosismo para la guitarra slide, en la cual realizó ciertos cambios en su estructura y ejecución según iba progresando el disco. También Lanois dejó su sello en temas como "Stars", que Brian incluyo en la estructura principal del disco.



 

Fotografía de Daniel Lanois (arriba) y la carátula de "Apollo" (abajo).El resultado final es asombroso. De verdad el sonido de sus composiciones, de auténtico corte más minimalista que country, consigue llevarte a un estado donde el peso de la gravedad es incluso nulo, consiguiendo un equilibrio. Fascinante es la calidad del sonido. Los experimentos en los teclados Yamaha y en los pianos de cola con cuerda de nylon o metal, aportan un sonido muy fresco a la música. Ya he hablado que hay composiciones que, rompiendo con la bidimensionalidad que se asocia a la música tradicionalmente a veces la rompe para llegar a un auténtico efecto atmosférico. Y este es bellísimo. En esta obra, Brian, Roger y Daniel lo consiguen. Además de que resulta siempre muy agradable de oír y es muy innovador. La NASA, que permitió a ambos hermanos ver sus instalaciones como curiosidad y necesidad de inspiración, utiliza este trabajo tanto para acompañar sus documentales como música de fondo para los científicos que trabajan tanto en las naves espaciales como en las oficinas de control para que se relajen y se concentren en sus obras. Una auténtica obra polivalente.

Podreís ver ejemplos de esta composición si miráis en YouTube:


http://www.youtube.com/watch?v=lOgQyIMX_XU
http://www.youtube.com/watch?v=Q1nEEwuTL0U